Las máximas de comunicación de Grice

Ahora también en Del lapicero al teclado

La lingüística es uno de los campos con menos difusión fuera de ámbitos especializados, pero eso no quiere decir que no podamos aprender nada de ella. De hecho, hoy veremos cómo el filósofo Paul Grice puede ayudarnos a construir relatos que atrapen a nuestros lectores.


Paul Grice estudió el lenguaje como medio de comunicación natural, y estableció el conocido como “Principio de cooperación”, de acuerdo con el cual todo intercambio comunicativo exige que ambas partes (emisora y receptora) deseen establecer dicha comunicación. Por desgracia, no podemos influir en el humor o los gustos de nuestros lectores, pero sí podemos hacer que no se arrepientan de darnos una oportunidad. Para ello, sólo hay que seguir las cuatro máximas que engloba este Principio:

1. Máxima de cantidad: nunca des demasiada información, pero tampoco demasiado poca
No hace falta explicarlo todo; antes al contrario, la mente del lector también debe trabajar. Por supuesto, tampoco podemos ser demasiado sucintos, porque nuestro receptor se entretendría en hacer conjeturas en lugar de seguir leyendo.

2. Máxima de cualidad: nunca digas algo que es falso o que no puedes demostrar que es verdadero
El lector quiere creer lo que estás contando, pero necesita que le des cierta seguridad: desconfiará si tu historia contiene detalles inverosímiles o contradictorios.

3. Máxima de relación: haz que todas tus intervenciones sean pertinentes
En el primer borrador todos tendemos a divagar y dar datos innecesarios: no pasa nada, sólo hay que evitar que lleguen a la obra final. Para detectarlos, hazte esta pregunta: si quitaras ese párrafo, capítulo, palabra, etc. en el texto, ¿el conjunto se vería resentido? Si la respuesta es "no", deberías quitarlo.

4. Máxima de modo: procura expresarte de manera clara, esto es:
- Evita ser ambiguo: estás intentando comunicarte, así que hazte entender.
- Evita expresarte de manera oscura: si no estás familiarizado con una determinada palabra o has escrito algo que incluso a ti te cuesta comprender en una primera lectura, busca otra fórmula más sencilla: tus lectores te lo agradecerán.
- Sé breve: si puedes decir algo con dos palabras, no utilices tres.
- Sé ordenado: organiza las ideas para que fluyan sin quiebros que puedan deshacer la ilusión de que la historia es real.

La literatura es esencialmente comunicación; olvidar que hay alguien al otro lado es la mejor forma de romperla.



Publicado por Gileblit

0 comentarios: